libros

libros · 08. mayo 2016
Cuántas veces vamos a nuestra biblioteca y nos encontramos con algún libro cuyo lomo o páginas se han desprendido. La primera reacción natural es repararlo con lo que tengamos a mano: cinta adhesiva, cola vinílica o cinta de empacar. Y sin saberlo, causamos más daño del que pensábamos. En muchas ocasiones este daño es irreversible.

Karintipia | C.A.B.A. | Argentina

© 2018 Karin Bremer | Todos los derechos reservados