· 

¿Por qué el papel se pone amarillo?


amarilleo en el papel

Algo más que un problema de estética

Allí están ellos: cuadernos de viajes, diarios personales y libros arrumbados en algún rincón. Hasta el día en el que volvemos a buscarlos y vemos que las páginas se han puesto amarillas. Veamos juntos cuáles son las causas y cómo podemos evitarlo.

El papel en un mundo globalizado

Sin dudas, el papel ha sido uno de los inventos más influyentes en la historia de la humanidad. En los primeros tiempos, el costo del papel era tan alto que lo hacía inalcanzable para el hombre de a pie. Considerado un artículo de lujo, unos pocos afortunados podían costearlo. El proceso de fabricación no era justamente económico: en aquellos tiempos se escribía sobre pergamino o papel hecho a mano a partir de fibras de algodón. Pero la Revolución Industrial, como en otras áreas también, trajo aparejados muchos cambios. El papel empezó a ser más accesible debido a la utilización de la madera como materia prima.

La madera, ¿celulosa y nada más?

La madera es un conjunto de fibras de celulosa unidas por un "pegamento" natural llamado lignina. Esta sustancia es la principal responsable de que el papel, expuesto a la luz solar, vaya tomando una coloración amarillenta.

 

Como si esto fuera poco, en el proceso de la fabricación industrial del papel se incorporan a la pasta aditivos químicos tales como el sulfato de aluminio o blanqueadores. Es decir, más ácidos que destruyen las fibras de papel hasta llegar a desintegrarse por completo. Es así como el papel, convertido en polvo, queda entre nuestros dedos y no sabemos qué hacer.

No todo está perdido

El proceso de amarilleo en esta clase de papeles es inevitable pero se pueden tomar algunas medidas de prevención para posponer el proceso de envejecimiento:

 

1. Evitar la exposición a la luz solar.
2. Guardar el documento, libro o cuaderno en un folio de papel libre de ácido y de buena calidad en un lugar oscuro, fresco y seco.
3. Nunca utilizar folios de PVC para la guarda. Estos liberan ácidos que dañan aún más el papel.
4. Si el papel se encuentra muy frágil, realizar una copia digital para no perder nuestros recuerdos más queridos. Si se desea, se puede hacer una copia impresa sobre un papel de calidad.
5. Si se rompe el papel, nunca usar cinta adhesiva para pegarlo. Lo mejor en estos casos es guardar el trozo de papel desprendido y ponerse en contacto con un restaurador.

cinta adhesiva

En este ejemplo se puede apreciar por qué no se debe usar cinta adhesiva: aún si eliminamos la cinta, la fibra del papel ha absorbido el pegamento y el papel queda manchado.

Prevenir es mejor que curar

Naturalmente, es recomendable hacer una buena elección de papeles especiales desde el principio. Estos papeles llevan un laborioso proceso en el que se los libera de la lignina, y además no contienen ácidos nocivos en su composición. Podemos estar seguros, entonces, de que vamos a poder seguir disfrutando de nuestros escritos. Aún con el correr de los años.


Deseo saber más sobre tipos de papeles especiales

Escribir comentario

Comentarios: 0

Karintipia | C.A.B.A. | Argentina

© 2018 Karin Bremer | Todos los derechos reservados